-20% en seleccionados | Envío gratis a Península desde 60€

Los berserker, los guerreros vikingos más peligrosos y temidos

Sabemos de sobre que los vikingos eran guerreros muy respetados y temidos. Pero hasta en la sociedad y ejército vikingo, había distintos tipos de guerreros. Uno de estos eran los berserker, llamados también berserks. ¿Qué los hacía diferentes? Que eran especialmente terroríficos y sanguinarios. Te invitamos a descubrir todo acerca de los berserker, los guerreros vikingos más despiadados.

¿Quiénes eran los berserker?

Los berserker eran un tipo de guerreros de los pueblos nórdicos muy particulares. Hoy en día, despiertan la admiración incluso de los ajenos a la cultura vikinga. Sin embargo, durante su época, fueron muy temidos porque eran un auténtico terror. Los berserker se consideraban la élite vikinga, en lo que al ejército se refiere. ¿Por qué?  Porque destacaban por su agresividad. Podríamos compararlos, con los actuales soldados de las llamadas fuerzas especiales que vemos en las películas.

Estos temerarios guerreros vikingos solían marchar semidesnudos y ataviados con pieles de animales, cosa que no hacía más que continuar despertando el terror entre sus enemigos. Pero el verdadero terror llegaba porque tenían una actitud muy eufórica en combate, eran muy despiadados, no tenían control y, cuentan las leyendas, que parecían insensibles al dolor. Se ha llegado a decir que los berserker mordían sus escudos e iban a la batalla sin ningún tipo de temor.

¿Cuál es su origen y en quién creían?

Una teoría apunta a que el origen etimológico de la palabra berserker proviene de berr (desnudo) y serkr (prenda de vestir, parecida a una camisa). Otro posible origen de la palabra sería el germánico berr (oso), pues se sabe que estos guerreros utilizaban distintos tipos de pieles, incluyendo lobos y osos. Según diversas descripciones, estos despiadados vikingos iban ataviados con las pieles de estos animales, ¡E incluso portaban sus cabezas!

Además de sus características físicas, de vestimenta y actitud tan temeraria, los berserker eran bastante religiosos. Mostraban especial devoción por Odín, a quien consideraban dios supremo. Por otra parte, creían que el mismísimo Odín los designaba para ser guerreros de este tipo. Por supuesto, ya sabemos que no había mayor honor para un guerrero vikingo que caer en combate y ser llevado por las valquirias al Valhalla.

Los berserker eran los guerreros vikingos más temidos

La historia de los berserker ha llegado hasta nuestros días gracias a distintas sagas nórdicas como las de Egil Skallagrímson y la Hrólfs saga kraka. Sin embargo, con el tiempo, estos sanguinarios guerreros cayeron en desgracia y Eric de Noruega los declaró fuera de la ley en el año 1015. En Islandia, ocurrió lo mismo en el código Grágás, para que los berserker fueran retirados de los ejércitos. En el siglo XII, esta sanguinaria clase ya había desaparecido por completo.

La imagen de los berserker ha sido representada en diferentes películas, series, videojuegos y cómics. También ha servido de inspiración para distintas bandas de música, canciones y luchadores de la WWE.

Amanita muscaria, ¿responsable de la actitud de los berserks?

Que estos guerreros fueran tan sanguinarios y terroríficos, así como temerarios, puede tener una explicación muy simple. Y es que, según diversos estudiosos de la cultura vikinga, la agresividad sin medida de los berserks se debe al hongo Amanita muscaria. Se trata de una droga psicoactiva que es capaz de producir alucinaciones. A esta droga también se le conoce como matamoscas o falsa oronja.

El consumo de hongos y otras sustancias psicotrópicas estaba más que extendido cuando los vikingos comenzaron sus incursiones. De hecho, se dice que el uso de plantas y hongos con estos fines comenzaron a consumirse antes de la época vikinga, pues ya hay evidencias de su uso en cuevas del período Paleolítico.

¿Y cómo consumían los hongos? Hoy en día sabemos que el consumo de la Amanita en grandes cantidades puede ser venenoso. Los berserks preparaban el hongo cortando la cabeza, donde se encuentran las sustancias alucinógenas. Para preparar las cabezas, las cocían en agua y alcohol. Por otra parte, los efectos secundarios eran bastante terribles: náuseas, vómitos, sudoraciones, salivación en exceso, pérdida de equilibrio y desmayos, además de alucinaciones. Entonces, ¿Cómo es posible que los berserks fueran al combate? Para paliar los efectos secundarios, tenían un remedio muy peculiar. ¡Beber orina de alguien que hubiera consumido potaje de hongos!

Múltiples estudios han confirmado, a lo largo de la historia de la humanidad, que el consumo de sustancias psicoactivas está estrechamente ligado al estado de ánimo del consumidor. Es por eso que a los berserks se les atribuye un frenesí muy agresivo y una actitud bélica despiadada. Los efectos de este hongo durante el combate ocasionó que los berserks fueran considerados un verdadero terror para las poblaciones que atacaban. Villas que están en los actuales territorios de Francia, Inglaterra, Escocia e Irlanda. A la cabeza de los ejércitos vikingos, en la primera línea de defensa, iban los berserks.

es_ESEspañol

20%

Descuento

¡Afila tu hacha Vikingo! Los tesoros del Valhalla te esperan. Descubre los mejores precios en anillos, colgantes y brazaletes. 
Encuentra los productos con descuento y hazte con ellos ahora.

favicon