-20% en seleccionados | Envío gratis a Península desde 60€

Vikingos en Groenlandia, los primeros colonos

La historia de los vikingos en Groenlandia es muy extensa: ¡vivieron más de cinco siglos en la isla! Después de este período, los vikingos desaparecieron aún en circunstancias misteriosas. Pero ¿qué hicieron los vikingos en este territorio? ¿Cómo llegaron hasta allí? ¡Te lo contamos en este artículo!

Groenlandia y los colonos vikingos

El 83% del territorio de esta imponente isla está deshabitado, pues se trata de una masa gélida y sin vida. Esto no detuvo a los fieros e implacables vikingos que decidieron instalarse en estas tierras hace varios siglos. Todo comenzó por los años 900 y 930, cuando Gunnbjörn Úlf-Krakuson perdió el rumbo de manera accidental y se vio arrastrado hacia el oeste, a océano abierto.

Este fiero navegante descubrió lo que se conocería como Gunnbjarnasker o los islotes de Gunnbjörn, según recoge la saga de los groenlandeses. Puede decirse entonces que este navegante fue el primer europeo en ver América, aunque la tradición se lo adjudica a Cristóbal Colón. De hecho, la montaña más alta de Groenlandia lleva el nombre de este viajero que, hoy sabemos, era un noruego que vivía en Islandia.

Los vikingos permanecieron en Groenlandia más de cinco siglos

Islandia, por ese entonces, era una tierra de oportunidades. Hasta sus costas llegaban los noruegos que huían de su lugar de origen por problemas económicos, políticos o legales. Precisamente estos colonos fueron los que, con el tiempo, migraron a Groenlandia y se encargaron de poblarla.

Los islotes de Gunnbjörn

Medio siglo después de su descubrimiento, los islotes de Gunnbjörn se volvieron atractivos para otros aventureros. Fue hacia el año 978 cuando Snæbjörn Galti Hólmsteinsson, un pariente lejano del mítico Erik el Rojo se embarcó hacia Groenlandia. De hecho, él fue el primer nórdico en viajar de Islandia a la costa este groenlandesa con el objetivo de colonizarla.

La gesta de Snæbjörn, aunque heroica, terminó en tragedia. Y es que la expedición que comandaba pasó allí un invierno y culminó con una disputa muy seria que culminó con el asesinato de Snæbjörn. Después de lo ocurrido, los dos únicos superviviente de la expedición regresaron a Islandia.

Vikingos en Groenlandia: el primer asentamiento

Erik el Rojo o Erik Thorvaldsson fue desterrado de Islandia en el año 982. Acusado de asesinato, el vikingo decidió poner rumbo hacia las tierras avistadas por Gunnbjörn, con la promesa de volver a Islandia si encontraba el supuesto país de su pariente. De acuerdo con la saga de Erik el Rojo, éste se dedicó a explorar la costa sureste de Groenlandia a lo largo de tres años. Cuando comprobó que era una tierra habitable, volvió a Islandia para informar de su hallazgo.

Curiosamente, fue Erik el Rojo quien bautizó Groenlandia que significa “Tierra Verde”. Cuenta la tradición que decidió nombrarla así porque a la gente se sentiría tentada a poner rumbo a una tierra con nombre atractivo. Fue así como Erik consiguió llevar a más de 500 islandeses, repartidos en 25 barcos. Además, también llevó consigo a varios animales domésticos y enseres.

De las 25 naves que partieron, solo 14 llegaron a Groenlandia. Unas cuantas se hundieron en la travesía, mientras que otras, decidieron retornar a Islandia. Fue entre los años 985 y 986 cuando los islandeses se asentaron en la isla y fundaron la primera colonia a la que nombraron la granja de Brattahlid o ladera pronunciada. Esta colonia fue fundada en Eriksfjord (fiordo de Erik).

La tradición vikinga invitaba a los exploradores a asentarse no en la boca de los fiordos sino en la parte más interna de los mismos. Así, estarían mucho más protegidos del clima frío y el hielo.

¿El descubrimiento de América?

Cerca del año 1000, Leif Eriksson, es decir, el hijo de Erik el Rojo, puso rumbo hacia el oeste para buscar madera. Tengamos en cuenta que en Groenlandia no había esta materia prima para construir ni casas ni barcos. Movido por sus ansias aventureras, Leif siguió los pasos de Bjarni Herjólfsson, un noruego que, cuando acababan de asentarse en Groenlandia, había avistado la parte continental de América del norte.

En su ruta, Leif pasó por las costas de la isla de Baffin, la península de Labrador y la famosa isla de Terranova. Además, puso nombres a los que llegó, bautizándolos como Helluland o tierra de las piedras planas; Markland o tierra de bosques y Vinland, tierra del vino. Leif, apodado “el Afortunado” por haber rescatado a 15 náufragos en su camino de vuelta a Groenlandia, retornó a Brattahlid poco antes de la muerte de su padre.

Según las sagas, los vikingos continuaron sus expediciones a Vinland hasta en tres ocasiones, pero fue imposible colonizarla por la hostilidad de los nativos del lugar.

Exploraciones en Groenlandia y la época vikinga

La vida de los vikingos en Groenlandia no estuvo exenta de aventuras. Para empezar, hicieron numerosos viajes de exploración con el objetivo de cazar animales marinos. Estas expediciones los llevaron a atravesar en varias ocasiones el círculo polar Ártico y se cree que es posible que llegaran incluso al Polo Norte, pues se han encontrado algunos tesoros vikingos en la zona, como utensilios y armas.

Los vikingos en Groenlandia fundaron dos colonias

¿Cómo era la vida de los vikingos en Groenlandia? Estos se establecieron en dos colonias. La primera se encontraba al suroeste de la isla y se conocía como colonia oriental; la segunda, llamada colonia occidental, estaba al norte y cerca de Nuuk, la capital de Groenlandia. Se cree que los vikingos en Groenlandia tenían una población de entre 3.000 y 5.000 personas, repartidas en las dos colonias divididas en granjas.

Las granjas vikingas se alzaban sobre tierras óptimas para la agricultura y la ganadería, como es el caso del interior de los fiordos. Generalmente, estas granjas estaban alejadas de las costas. En un principio, los vikingos en Groenlandia se dedicaron a la cría de patos, gansos, ovejas, cabras, vacas, caballos y cerdos; estos animales les permitían obtener leche, mantequilla, queso y lana.

Otra de sus actividades era la caza y la pesca. Perseguían animales como las focas, las ballenas, las liebres árticas y los caribúes. Estos animales eran indispensables para su sustento.

En cuanto a las materias primas, la escasez de madera los obligó a construir sus granjas utilizando tepe o césped. Además, también elaboraban sus construcciones con piedra y los restos de madera que les llegaban del mar o recibían de Europa. Fue en Groenlandia donde los vikingos comenzaron a utilizar la esteatita, una piedra local que les permitía fabricar utensilios para cocinar.

Los vikingos en Groenlandia también tenían un sistema de intercambio con Europa. El continente no solo les enviaba madera, también les proporcionaba hierro. A cambio, los colonos mandaban piel de foca, lana de oveja, dientes de narval y marfil de morsa. Sorpresivamente, ¡enviaban osos polares a Europa!

No se sabe a ciencia cierta qué causó la desaparición de los vikingos en Groenlandia. Muchas teorías apuntan a la peste negra e incluso, el enfriamiento del clima alrededor del año 1300. Sea por el motivo que fuere, los vikingos permanecieron en la llamada tierra verde durante casi cinco siglos, hasta que desaparecieron definitivamente.

es_ESEspañol

20%

Descuento

¡Afila tu hacha Vikingo! Los tesoros del Valhalla te esperan. Descubre los mejores precios en anillos, colgantes y brazaletes. 
Encuentra los productos con descuento y hazte con ellos ahora.

favicon