-20% en seleccionados | Envío gratis desde 35€

El Vegvísir, y la imprescindible brújula vikinga

Desde su nacimiento el pueblo escandinavo ha sido considerado como uno de los mejores en el arte de la navegación y, por tanto, en todo lo referido a la exploración y el descubrimiento de nuevos territorios para expandir su zona de influencia y crear nuevos asentamientos, así como crear nuevos puntos para difundir el comercio y sus productos.

El origen del símbolo

El símbolo del Vegvísir nace como referencia a los ocho puntos cardinales, similar a la rosa de los vientos de nuestra brújula moderna. Cada uno de dichos puntos es representado con una runa diferente en la punta de un radio, de una “rueda” de ocho radios.

La definición de su nombre viene del lenguaje islandés: Vegur o Veg, que significa camino o sendero y  Visir que significa guía u orientación.

 

El significado del símbolo

Más tarde se adaptó el Vegvísir como símbolo de protección y buena fortuna, ya sea para viajes, como fue en su origen, o en algún proyecto, aspiración o designio que pueda tener el portador del símbolo.

El símbolo está atestiguado en el Manuscrito Huld , recopilado en Islandia por Geir Vigfusson en 1880.

Una hoja del manuscrito proporciona una imagen del Vegvísir y su nombre y declara que “si se lleva este signo, uno nunca se perderá en las tormentas o el mal tiempo, incluso cuando no se conozca el camino”.

Tesoros para llevar Vegvísir contigo

La verdadera brújula vikinga y cómo funcionaba

Dejando a un lado este símbolo, los islandeses desarrollaron una herramienta que, basándose en la luz del sol, les ayudaba a orientarse incluso en los días con la peor climatología.

Esta herramienta se compone de dos elementos: un disco de madera con un palito sobresaliendo en el centro y una piedra solar.

Esta piedra era el espato de Islandia, un cristal que tiene doble refracción y se genera gracias a una propiedad inusual llamada “birrefringencia” la que permite detectar fácilmente los rayos de sol.

Aunque esté nublado o el sol acabe de esconderse (Este método seguía funcionando casi una hora después de la puesta de sol), esta variedad de calcita pulida polariza los rayos ultravioleta siendo más sencillo detectar su origen, donde está el Sol se ve una mancha azulada en el cristal muy clara.

Una vez localizado el sol los vikingos marcaban su posición en el disco de madera. Marcaban la sombra  del palo central y gracias a esto podían identificar los puntos cardinales.

Como es natural cuando había sol solo bastaba con utilizar el disco de madera, que se colocaba flotando sobre un recipiente para mantenerse horizontal. La sombra del palo indicaba claramente el Este-Oeste.

es_ESEspañol

20%

Descuento limitado

¡Afila tu hacha Vikingo! Los tesoros del Valhalla te esperan. Descubre los mejores precios en anillos, colgantes y brazaletes.

favicon
×